César Sánchez /ICAL - El cementerio cubierto intramuros de la iglesia de Suarbol (León)
PONFERRADA - REPORTAJES
Domingo, 14 de Enero de 2018 -

La iglesia que escapó de la peste

D. Álvarez - La parroquia de Santa María de Suárbol, en Candín, conserva uno de los pocos cementerios intramuros que aún existen en España

La iglesia parroquial de Santa María, en la localidad de Suárbol, perteneciente al municipio berciano de Candín, es origen de varias leyendas en esta pequeña villa de montaña situada en la falda de la sierra de Los Ancares. Más allá de las historias legendarias asociadas a su construcción, la iglesia, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de monumento desde 1995, conserva a día de hoy un vestigio de tiempos pasados en forma de cementerio alojado en el interior de los propios muros de la iglesia, una curiosidad que estuvo presente durante siglos en muchas de las iglesias de la comarca, pero que fue desapareciendo a lo largo de los años por la llegada de la peste. En Suárbol, las paredes de la iglesia se encalaron con el objetivo de dificultar el avance de la enfermedad, al igual que pasó en muchos templos de todo el país, pero el camposanto intrwamuros, guardado con celo por los vecinos de la localidad, sobrevivió a las diferentes normativas que obligaban a alejarlos de los lugares de culto.